Opinion

PARIENDO CAÍNES (ENTREVISTA A MALDITO HIJO DE PERRA)

9 abril 2010

Maldito Hijo de Perra me recibe en su casa de la Sierra de Collserola, un viejo chalé semi-derruido cuyo jardín es una selva de brozas y matas malas. Me abre la cancela atada con una cadena y un candado y me hace pasar, mientras un pastor alemán simpático me husmea un instante y pasa de mí enseguida, para ir a orinar al pie de un árbol. Entramos en la casa por la estancia que hace las veces de salón, llena de libros apilados por todas partes, y me sienta en un sofá de piel ajado, con varios rotos, frente a una chimenea en la que arde lo que parecen los restos de un mueble. Maldito se incrusta en un sillón de orejas de hechura y color
diferentes.

ÁCRATAS: Gracias por recibirme otra vez, don Maldito. Me he permitido traer esta botella de Jack Daniel’s… Si tiene usted por ahi un par de vasos razonablemente limpios, nos escanciamos unos tragos y empezamos la entrevista…

MALDITO HIJO DE PERRA: Busca por ahí, por ese armario. Creo que encontrarás un par de ellos dignos del whiskey de Tennessee.

Después de un generoso trago, me animo a comenzar lo que sé que será una conversación inaudita, epatante:

ÁCRATAS: Bueno, ya vamos entrando en calor… Usted suele escribir artículos muy duros y sin embargo, algunas veces, parece un ingenuo… Se lo preguntaré claramente: ¿usted cree posible la libertad política en este mundo?

MALDITO HIJO DE PERRA: (Bebe y piensa un instante) Pues no. Una cosa son los deseos y otra muy distinta, la realidad. Yo, que he visto más países diferentes que el coño de una azafata retretes, puedo asegurártelo. En vista de los efectos de los mediáticos atentados de false-flag del 11-S sobre un país democrático como EEUU —tan demoledor en cuanto a acobardamiento de la gente, como los posteriores, 11-M, 7-J y tantos otros, hasta el último de Moscú—, no creo factible la libertad política en el mundo. La única libertad que el régimen mammonístico global permite —y está dispuesto a gastarse en ello enormes cantidades de ese dinero de monopoly que fabrica, o a matar a tanta gente como haga falta— es la de escoger en qué quimera puede la gente creer, siempre que sea completamente estúpida e inocua.

ÁCRATAS: Bueno. Pero, por suerte, Europa no es EEUU…

MALDITO HIJO DE PERRA: La capacidad de creer gilipolleces del europeo es también casi ilimitada, no vaya a pensar lo contrario. Europa es rica, pero débil. Del rico debiera esperarse fortaleza, no decadencia. Pero es eso precisamente lo que trae la comodidad, la buena vida.Y así seguirán hasta que la invasión musulmana alcance el ámbito político, y ya sea demasiado tarde. Los hijos de los que hoy nacen no tendrán prepucio y las hijas parirán como conejas. ¿Ha estado usted recientemente en Malmö, Suecia? Hay barrios en los que la Policía ni entra…

ÁCRATAS: No. Nunca he ido a Suecia… Según eso, si la Gran Europa anda así, ¿hay alguna clase de esperanza para los españoles…?

MALDITO HIJO DE PERRA: Los españoles, tras la muerte del tirano, hemos errado el camino desde 1978 con ese parto de la burra constitucional que nos trajo esta “democracia” descafeinada como un colado de achicoria. Y tendremos que pagar ese error probablemente durante cien años. No me extrañará un pelo que, cuando palme el Felón —espero que tenga la decencia de hacerlo antes que yo, que tengo un Moët & Chandon esperando el acontecimiento—, la gente apoye hasta el babeo a Felipe VI y coree un “viva el Rey” digno de aquel “vivan las caenas” de la España de Fernando VII…  Esta democracia cocotera atufa a pescado podrido como un chocho de negra de Conde del Asalto, y no basta con sentirnos desengañados. Los hombres jóvenes debéis ser conscientes de que ya no hay camino hacia el Paraíso. No sé por qué los españoles adoráis a los que persisten en extraviaros, a los que os engañan. Les perdonáis sus crímenes y sus errores, asumís sus enseñanzas con tal de que os sigan liderando, aunque sea como esos pastores que conducen el rebaño al degolladero.

ÁCRATAS: La libertad únicamente se alcanza a través de la cultura, usted siempre lo dice, ¿verdad?

MALDITO HIJO DE PERRA: Por supuesto, así es. Por eso, porque el poder lo sabe también, lo que os enseñan en escuelas y universidades no vale un comino. Los buenos profesores están bajo el yugo de los pelotas, de los lamedores de carné, que son aquellos a los que los políticos sitúan en el poder educativo para idiotizar aún más a los padres, a las apas, esa horda de penes y vaginas descontroladas e inconsecuentes.

ÁCRATAS: ¿No cree que los hijos pueden ser también un motor, un incentivo para alcanzar la libertad política, aunque sólo sea para luchar por una vida mejor para ellos?

MALDITO HIJO DE PERRA: (Bebe y se escancia otros tres dedos de whisky) No, no lo creo. Aunque os cueste convenceros, vuestros hijos serán más infelices que vosotros. Y sus hijos, aún más que ellos.

ÁCRATAS: ¿No cree usted que eso depende de quiénes nos gobiernen, de las leyes que rijan el país en cada momento?

MALDITO HIJO DE PERRA: Todos los gobernantes son incompetentes, estúpidos y corruptos. Todas las políticas se revelan impotentes.

ÁCRATAS: Pues que el Cielo nos asista, entonces…

MALDITO HIJO DE PERRA: (Bebe y bebe) El Cielo está tan vacío como nuestros bolsillos. Todas las religiones actuales están superadas. Si la gente quiere creer en algo menos insensato, debiera volverse hacia el politeísmo: tener un dios o una diosa para cada asunto, ser un adepto o fiel de uno cualquiera de ellos como un hooligan de un club de fútbol, que eso está en la masa de la sangre de los españoles. ¡Habríamos de volvernos paganos para que se restableciera la mesura natural y se aboliera la trascendencia! La asquerosa y puta trascendencia que hace que una ridícula descarga espermática sea considerada como una especie de mensaje hacia la posteridad.

ÁCRATAS: Hombre, don Maldito, que era una forma de hablar… Que yo ni creo en Dios ni en sus representantes en la Tierra, los eclesiásticos y los reyes.

MALDITO HIJO DE PERRA: Bien hecho. Porque sábelo, chico: Nadie os dice una puta cosa cierta. La verdad no tiene defensores sobre la Tierra, así que más que un milloncejo vale un buen consejo: Cuando oigáis a políticos y religiosos vomitar sus simplezas, ni puto caso; u os iréis directamente a tomar por culo.

ÁCRATAS: A veces Iglesia y Estado andan a la greña. Por ejemplo: la Iglesia siempre ha estado contra el sexo libre, y el Estado, al menos el controlado por el Socialismo, a favor…

MALDITO HIJO DE PERRA: Siendo honesto como un compás, no es el placer del sexo, la fornicación, sino su consecuencia para los polla-sueltas, la procreación, lo que da por culo a vuestras vidas. Lo que os lleva a la destrucción no es el placer, sino sus secuelas: los hijos, el deber. Y en eso, Iglesia y Estado están a partir un piñón, siempre completamente de acuerdo.

ÁCRATAS: Oiga, pero ni Iglesia ni Estado nos obligan a tener hijos. A veces es la mujer la que los desea, y lo acuerda con su pareja.

MALDITO HIJO DE PERRA: La mujer recurre a la procreación para acomodarse en la vida y garantizarse el futuro sólo cuando el macho que le ha tocado en suerte la aburre hasta el bostezo. La mujer es puta por naturaleza(1). Te lo digo yo, que me he comido docenas de clítoris gordos como lomos de cucaracha, y he dejado los ojetes anexos como banderas de Japón, hasta casi caérseme el prepucio. Así que la prostitución debiera ser no ya legal, sino sagrada; y la promiscuidad, un ritual litúrgico.

ÁCRATAS: Entonces, ¿no cree que nuestros hijos, que son el futuro, serán quizás nuestros salvadores?

MALDITO HIJO DE PERRA: El futuro atufa más que el culo de un manco. Los jóvenes ya no pueden salvar al mundo. Sólo desean lo que a sus amos les sale de los cojones que deseen. Los más felices y valientes morirán combatiendo, matándose los unos a los otros en Afganistán, Irak o cualquier otro oscuro agujero. Los más desdichados y cobardes lo harán ocultos en algún rincón, emborrachándose, jugando a la Play a los treinta y tantos, haciéndose pajas y follando cuando milagrosa e inmerecidamente tengan con quién.

ÁCRATAS: Don Maldito, se lo confieso: juego a la Play y tengo treinta y tantos; y lo prefiero a la realidad de Afganistán… No entiendo esa “felicidad de los que mueren combatiendo”.

MALDITO HIJO DE PERRA: (Se bebe de un golpe medio vaso de whisly) Ah, chico, ¿no lo entiendes? ¡Te digo que dichosos los muertos! Igual que te digo: ¡Dichosos los castos, los estériles, los onanistas, los lujuriosos infecundos, los sodomitas, pues ellos se matan sólo a sí mismos, a su miserable e infecto legado genético!

ÁCRATAS: Bueno, aunque no soy de los que se matan a sí mismos, don Maldito, pues tengo una hija de seis años, me alegro de que no tenga nada contra el onanismo…

MALDITO HIJO DE PERRA: No me interrumpas, joder, y escucha, aunque te sea más desagradable que el escaparate de una ortopedia… ¡Desdichados los que engendran! Condenados los padres y madres, pues ellos destruyen a la humanidad. Malditos los políticos y los religiosos de todo el mundo, que venden humo y procreación. ¡Me cago en todos sus huesos y en las putas que parieron a semejante horda de caínes!

ÁCRATAS: Pero ¡don Maldito! Al final va a resultar que es usted un nihilista…

MALDITO HIJO DE PERRA: El camino, más que conducirnos, nos arrastra. Seré conciso como un puño: si la III República Constitucional no es posible al final —porque los españoles son un pueblo degenerado y débil, un rebaño de indolentes y de sinvergüenzas—, las personas decentes, los pocos que quedamos, tenemos que refugiarnos en la Acracia y oponernos con todas nuestras fuerzas a este caos disfrazado de orden. Anarquistas utópicos y nihilistas pretendemos desde siempre arrasar toda la podredumbre del poder omnímodo, sea capitalista o socialista. Los ácratas somos los últimos seres razonables y sensibles en medio de esta espeluznante procesión de sordos.

ÁCRATAS

NOTA: (1)  ¿Habré de aclarar, en vista de tanta indignación ante mi discurso políticamente incorrecto, lo que significa esta frase? Lo que la naturaleza otorga la inteligencia puede controlarlo. Así, el hombre es homicida por naturaleza, como simboliza la figura de Caín. Pero eso no significa que todos acabemos por matar a alguien, aunque se nos pase por la cabeza hacerlo alguna vez. Igual sucede con la mujer, como simboliza María de Magdala, pero no todas desarrollan su potencia. ¡Algunas no podrían aunque lo intentaran! Y de hecho, hay mujeres honestas. Ahora mismo no se me viene a la memoria ninguna, pero haberlas, las hay. Seguro que todos vosotros conocéis alguna.

Un aniversario orwelliano

7 noviembre 2009
Traducido para Rebelión por Gorka Larrabeiti

Si hay algo que debería atraer la atención de los organizadores de los mil y un actos conmemorativos de la caída del Muro de Berlín es el hecho de que veinte años atrás, las expectativas, las hipótesis sobre el futuro que vendría, el cambio en la historia que se atisbaba, estaban completamente equivocadas.

Nada de lo que se escribió, se ensalzó, imaginó, supuso, elucubró, esperó ni temió, se hizo realidad…

He aquí una manera interesante, tal vez la única realmente interesante, de conmemorar la caída del Muro.

Lamentablemente a nadie se le ha ocurrido. Los “celebradores”, que generalmente son modestos lacayos de los epígonos de los que se consideran los vencedores de la Guerra Fría, repiten la misma cantinela sin pensar mucho. Una de las cosas más tronchantes de estos meses preparatorios de la victoriosa efemérides es la vuelta a escena de Lech Walesa y Solidaridad: todo el mundo los invita para que nos cuenten que ellos fueron los primeros en hacer que el Muro se tambaleara antes de caer.

Oyendo remembranzas como ésa, siento un impulso casi instintivo de hilaridad, como cuando escucho a algunos que siguen, todavía hoy, como si nada hubiera pasado, citando a Francis Fukuyama, el cual (concedamos que con oportunismo notable y buen sentido de los negocios, pero no con perspectiva de futuro ni profundidad de mirada) sentenció que había llegado la hora del “fin de la historia”.

Para los jóvenes se trata ya de una antigualla, en este caso razón no les falta. Pero para los no tan jóvenes fue un momento muy emocionante descubrir que, en el extranjero, habían vuelto a descubrir al gran filósofo Hegel, enmarcado muy a su pesar en la celebración hollywoodiana de la realización del Espíritu, encarnada en los Estados Unidos de América.

Bromas aparte, sí que valdría la pena preguntarse por qué se ha caído en errores tan garrafales. Sabemos que el hombre es falible y que leer el futuro siempre ha sido difícil. Pero en este caso fue la ideología (en el exacto sentido marxista de “falsa conciencia”) la que jugó a todo el mundo una mala pasada, obnubilando cualquier ambición profética.

Pensaron que habían ganado y celebraron su victoria -y se trataba efectivamente de su victoria- sin saber cuánto iba a durar. El “cuánto” no les preocupaba, pues lo habían considerado enseguida como una victoria “final”, algo eterno, tal y como la bautizó Fukuyama deprisa. No podían imaginar que tan sólo diez años más tarde -y diez años es realmente un suspiro– se iban a ver celebrando un mar de problemas.

Así, pues, para decirlo sin rodeos, la celebración se realiza bajo la bandera del “fin del comunismo”. Sólo que ocurre cuando la sociedad de los ganadores (a la que no podemos llamar la sociedad del capitalismo porque, entretanto, es el capitalismo mismo el que se ha vuelto tan irreconocible que, mirándose en el espejo, como Dorian Gray, no puede dar crédito a sus ojos) se encuentra en medio de la crisis más grave de su historia.

Crisis múltiple, crisis de límites, crisis sin salida clara. Un callejón sin salida. Pero también ausencia de ideas, estupidez de las clases dirigentes, agonía de valores, comenzando por los de la democracia liberal, y terminando en el mundo actual en el que las élites se parecen cada vez más a las bandas criminales, y cuando no lo son ellas mismas, acaban asociándose a ellas y las cubren para así cubrirse.

En resumen: han perdido el control. Ante ellos se yerguen dilemas descomunales pero ninguna certeza. ¿Era esto lo que pensaban en 1989? Nada de esto se podía imaginar.

Sin embargo, recuerdo que Mijail Gorbachov, cuando comenzó su perestroika, dijo una frase que se me quedó grabada:perestroika para la URSS, pero también para el mundo entero “.

Como ha ocurrido en otros momentos históricos de transición, hay mentes que saben vislumbrar lo que va a suceder, aunque no lo dominen. Estaba claro que el final de la URSS iba a plantear enormes problemas, volteaba todo el panorama mundial, levantaba olas gigantes que iban a batir, como una serie de tsunamis (término que hemos inventado más tarde) contra todas las costas por lejos que estuviesen.

Algo muy similar había dicho, años antes, otro gran personaje del siglo XX, Enrico Berlinguer, con algunas advertencias que no fueron escuchadas, ya que, en el momento, no se entendieron: la austeridad, la cuestión moral, la diversidad inevitable que debe conservarse para los que aspiran a cambiar las cosas.

Sucede que las mentes limpias desde el punto de vista ético pueden producir grandes ideas. Por lo general salen derrotados, pero esto no significa que su aportación se pierda.

Así que veinte años después de la caída del Muro  sólo tenemos que celebrar la estupidez del Occidente victorioso, su ignorancia, y también su egoísmo. Pero este Occidente en crisis total e irreversible (o no sale de la crisis, o si sale, no será el Occidente que conocíamos) está tratando de aplicar normas orwellianas: quien controla el pasado, controla el futuro: quien controla el presente, controla el pasado. Para esto sirven las celebraciones de este aniversario. Sólo que ya no se controla el presente.

Creo, pues, que le tocará a la próxima generación el gran esfuerzo -si son capaces- de reescribir la historia que los ganadores han emborronado.

fuente: http://rebelion.org/

El precio de la desconexión – Parte 1

16 Octubre 2009

publicado por

León Gieco

Cada día mas y mas personas estamos tomando conciencia de como somos manipulados en el entramado de este mundo humano, cada día cobra mas fuerza en el común de la gente la noción de que un grupo reducido de personas o tal vez entidades dirigen una agenda cada vez más adelantada en pos de la dominación total de las masas humanas.Entonces una vez que se toma conciencia de que vivimos conectados en una matrix,en un sistema controlado y dirigido por esos pocos, surge la necesidad de, de alguna forma desconectarnos del sistema. Más voces comienzan a escucharse aquí y allá en ese sentido,y de una fuente a otra varían sensiblemente los métodos propuestos para la desconexión. Supongamos que ha llegado el momento.La decisión debe ser tomada ahora.Están en la puerta de tu casa,hipodérmica en mano emergiendo de una furgoneta repleta de chips RFID. Ahora has tomado en un instante conciencia de algo más: de que desconectarte no será tan fácil. Que tan fácil será REALMENTE nuestra desconexión del sistema? Como es ya algo habitual,ejemplificamos esto con una escena de la esclarecedora obra de los Wachowsky, infaltable referencia para todos nosotros;claro está,”The Matrix”. Cuando Neo es “despertado” de la Mátrix, produciéndose su bastante literal segundo nacimiento desde su placenta/prisión;las máquinas lo advirtieron lógicamente al momento y procedieron a la “desconexión” immediata del humano, seguida de su descarte por un sistema de desagote. El sistema de la Matrix tiene previsto todo aún para la pérdida de estas “baterías humanas”. Las cosas siguen su curso.AquÍ no ha pasado nada Una unidad menos,dos o mil,no hacen mella.Ni siquiera vale la persona desconectada para ser reutilizada como alimento de los otros cautivos,como en casos de muerte natural en las “placentas”. Naturalmente la “Nabucodonosor”,con Morfeo,Trinity y compañía a bordo estaba allí para recuperar el cuerpo del recién desconectado.De no ser así,la persona debía probablemente morir al ser arrojada al vacío,”descartada” por ser ya inútil al sistema. Cuantos de nosotros querremos desconectarnos sabiendo que no habra un brazo mecánico de la Nabucodonosor para atraparnos en la caída? Volvemos a la anterior situación,volvemos a la puerta de tu casa.Esta bien,nadie ha forzado la entrada a tu casa.Parece que nadie intenta obligarte a nada,ni a ti ni a tus vecinos.Entonces,por qué se ha formado una interminable fila de personas tras la furgoneta de “vacunación”? Tu has leído tanto sobre el tema, que sabes bien que eso no es lo que quieres para tí. Decides no salir.Ese día te quedarás en casa.Golpean a la puerta.Una agradable joven rubia enfundada en un mono blanco te sonrié.”Somos de la agencia” “Como usted sabe estamos llevando a cabo el programa gubernamental de seguridad.En forma gratuita usted será vacunado contra 10 nuevas enfermedades y además se le colocará un dispositivo subcutáneo de identificación personal por su seguridad y para seguimiento de los sistemas de salud.Desde mañana no necesitará salir a la calle con sus documentos o su cartera.Su vida será más fá…” Como una vendedora entrenada,ella no te ha dejado interrumpirla en ningún momento.Brúscamente le dices que has decidido no acogerte al programa de momento.Ella intenta decirte que todos tus vecinos (algunos te saludan sonrientes desde la fila) van a disfrutar de las ventajas del programa.Ante tu nerviosa negativa,la joven aferra los papeles que lleva entre sus brazos y se vuelve con expresión molesta.”Como quiera!”,y se aleja. Vas a tu computadora,molesto y nervioso,la hora ha llegado! Compruebas que tienes internet y suspiras aliviado.Abres tu programa mensajero,y vas a comunicarte con algunas de esas personas que están conscientes del peligro desde hace un tiempo.Diablos,no hay nadie conectado,tendrás que enviar algunos emails para intentar enterarte de como se la están arreglando los “compañeros”.Todos los mensajes que has enviado en estos minutos han sido “devueltos”,como si los destinatarios no existieran.Tecleas ya mas nervioso alguno de tus sitios habituales.”E-l-m-a-l-e-f-i-…”…una vez completa la dirección en la barra del navegador,te aparece un mensaje con el logo de tu proveedor de comunicaciones: “Lo sentimos,en este momento esta página no está disponible desde esta ubicación”.Te das cuenta ahora,que salvo un ex compañero de colegio muy extravagante y algún compañero de trabajo a quien le hablaste de tus teorías de conspiraciones, el resto de las personas informadas o conscientes del problema están diseminadas en diferentes ciudades del mundo.Y a la mayoría,nunca les has visto cara a cara. Sales por la puerta trasera y vas al supermercado.Al salir,la cajera mira con nostalgia tu tarjeta de crédito y suspira “Desde ahora todo será más fácil para nosotras” y le señala el pequeño dispositivo lector recién instalado,mientras, ya incómoda teclea un número con tu tarjeta en la mano.Comes algo rápidamente,aún de pie en la cocina y guardas con celo el resto de la compra. Al día siguiente coges el coche para ir al trabajo.Te alegras de tener combustible suficiente,para no soportar las miradas ofuscadas a tu tarjeta de crédito. A mitad de camino,hay un retén policial.Los oficiales te abordan con unos pequeños aparatos en la mano.Tu les extiendes tu documento y ellos guardan,incómodos,aquellos aparatos.Te piden que aparques allí.Hacen una llamada.Tu miras el reloj,vas a llegar tarde otra vez.Justo ahora que están reduciendo el personal en la empresa.Al rato,te devuelven los documentos y te dejan partir. Al llegar al trabajo,Jaime es el primero que te recibe y antes de poder contarle nada,te muestra una pequeña cicatriz en la palma de la mano.”Si,ya sé lo que vas a decirme.De lo contrario,los niños no podían ir hoy al colegio.Y Sara necesitaba controlarse en el hospital,por el embarazo…”Tu jefe interrumpe el diálogo,solo para comenzar a sermonearte.Estás en la lista negra!Mañana anunciarán la lista de los despidos del sector 5. Es solo el principio.Si sigues así… Has quedado solo en el patio.Has quedado solo. Por suerte,esto no es mas que un cuento de ficción,relájate.Aunque…alguien está tocando a tu puerta!Ve a ver…

El punto crucial es lo del principio.Querremos desconectarnos llegado el momento? Podremos? Ya hay muchos desconectados de una forma u otra del sistema aún en la fase actual de la sociedad.A algunos nos los cruzamos cada día en algún rincón de la ciudad,y a menudo no quisiéramos mirarlos.Les llamamos locos…o borrachos o mendigos… P.O.D. – Sleeping Awake

fuente http://elmaleficiodeladuda.blogspot.com

El precio de la desconexión – Parte 2 – Desde cero

Al final de “Escape from L.A.” (John Carpenter,1996) – un film de ficción pretendidamente satírico, con algún que otro aspecto lamentable – el personaje central Snake Plissken (Kurt Rusell) tiene en su poder un aparato capaz de “apagar”,conociendo el código y por medio de satélites, toda la energía artificial de un país e incluso del mundo entero.Snake decide no favorecer a ninguna de las facciones en pugna, es decir “América” (!!)y el “Tercer Mundo” (!!!); entonces digita el código 666 (originalidad,la de los libretistas…),con lo cual “apaga al mundo”,enciende un cigarrillo y dice la frase final: “Welcome to the human race.”

Hace meses,un corte en la energía eléctrica me sorprendió en plena faena con la idea de este texto (Ver La vuelta al mundo “en vela”), pero desde entonces esa cuestión seguía dando vueltas en mi cabeza.Significativamente,no podía desconectarme del asunto…
Siguiendo con la analogía,espero se me disculpe por amalgamar algunas ideas aparentemente inconexas (!!).

Todos necesitamos “desconectar”. Todos hablamos de eso en algún momento.El albañil,el empresario,el maestro…todos necesitan unas vacaciones anuales y “desconectar” de los roles de la matrix diaria.Es otro gran paradigma de nuestra “civilización”.
Para muchos albañiles,empresarios y maestros desconectar es, una vez al año, tomar un autobús o el coche,previa planificación mas o menos concienzuda y preparativos tan o mas estresantes que una semana laboral ordinaria.

Incluso la vida diaria de un albañil, un empresario o un maestro, no es TAN diferente como pudiera pensarse si solo se siguen las pautas televisivas de conducta.Unos se lavan la cara abriendo un grifo de latón barato,otros con grifería de diseño .Unos visten ropa de marca y otros lo mas barato de la feria del domingo.
Pero al menos en occidente,albañiles,empresarios y maestros se lavan la cara con el agua que corre por las cañerías de la ciudad,visten camisa,pantalón,etc.Sus vidas no son TAN diferentes,pese al lugar que ocupan en la sociedad.El tan mentado “entramado social” es una sedosa red para algunos y para otros un alambre de púas,pero entre esos dos extremos hay un vasto panorama de vidas humanas que mas o menos conscientemente van como pez en el agua entre las hebras del dichoso entramado.El sueño de la civilización es un sueño burgués.
En la primera parte de este tema encarábamos a un individuo ante la elección final de dejarse llevar al muy posible siguiente nivel de esta maravillosa civilización humana.
No sabemos si habrá espacios para que unos “buenos salvajes” permanezcan al margen del resto de la humanidad homogeneizada, como plantea Aldous Huxley en “Un mundo feliz” (Título original:A brave new world),o si existirá un santuario para “mayores de 30” más allá de la cúpula urbana,como en “La fuga de Logan”,de W.F. Nolan y G.C. Johnson.
Que tal una Zion subterranea, como en (ufffa!) Matrix??
Un lugar para todos aquellos que no quieran ir a diario a desayunar en Mc Dollar,hacerse un lifting por año o trabajar 65 horas semanales y darle el dinero a los Banksters Inc.Lo habrá mañana,lo hay hoy?
Mi pregunta es,que pasaría con ese albañil,ese empresario o ese maestro cuando realmente se planteara la “desconexión total”?Se encontraría como aquel Hombre que perdió el norte?
La curiosidad que tengo por saber lo que haría ese individuo ante su propia desconexión,se multiplica por varios millones cuando llevamos la interrogante al plano colectivo,al ya crecidito colectivo HUMANO.
Necesitamos imaginar un Plissken que desconecte todo y nos obligue a comenzar de cero…
Solos o en manadas humanas,estamos ante un problema muy serio.
Delegamos durante milenios nuestro poder de decisión en sacerdotes,monarcas y políticos que manejaron nuestros miedos e inseguridades y otro aspecto no menos importante de nuestra naturaleza humana,el egoísmo,bajo la promesa de protección y orden “así en el cielo como en la tierra”.Casi evitamos con eso matarnos en forma mas asidua y desordenada,abusarnos en forma poco elegante y descontrolada.Y casi logramos entre todos elaborar un sentido para el sinsentido de la existencia humana.Casi controlamos a los Dioses, las bestias y los vientos.Con la policía,los pastores y los leguleyos.Casi lo logramos.

Cuantas veces se ha puesto a pensar el albañil,el empresario,el maestro en como sería su vida sin una buena porción del mundo creado a su alrededor?
Ni las notas de la reserva federal ni la libreta del banco son comestibles,mi amigo!Prueba a salir a cazar tu alimento,a ponerte a cubierto diariamente,a plantar tus lechugas…y luego intenta pensar en convenios laborales,armas de destrucción masiva,balanza comercial,intereses bancarios,shoppings…

Bear Grylls, un británico ex miembro de las fuerzas especiales, es el presentador de “Man vs. Wild” (conocido como “El último superviviente” en España y “A prueba de todo” en latinoamérica),programa en el cual se somete a duras pruebas en sitios absolutamente inhóspitos y nos enseña lo que deberíamos hacer para sobrevivir en ellos.

Bear Grylls en la selva tropical de costa rica parte 1

Este confortable actual sistema de cosas,claro,tiene sus excedencias,sus excrecencias (humanamente hablando…aunque para algunos sean números); y no es perfecto y aunque tiene detractores y defensores a ultranza, asegura a un cierto número de personas una cierta normalidad en su día a día.Una normalidad que ha ido tomando forma en las arenas del tiempo,con una línea divisoria esquiva y veleidosa.
Como han tomado forma los conceptos de confort y seguridad en nuestras mentes y hasta en nuestros cuerpos adaptados a ello.
Dijo un profeta que “los últimos serán los primeros”.Y tenía razón.Cuantos “dejados fuera” de toda nuestra Matrix civilizada tendrían mayores posibilidades de supervivencia,si hay que comenzar de cero?

Por cierto,cuando Snake Plissken pronunció la frase que cito al principio, tal vez no se detuvo a pensar que aquel podía ser el último cigarrillo encendido con una última cerilla…

Victor Heredia – Sobreviviendo

Caetano Veloso – Um Indio

(Me despido, no quiero escribir más,estoy mirando un documental sobre el Sahara…me voy a buscar algo fresco a la cocina mientras tanto…)

fuente: http://elmaleficiodeladuda.blogspot.com

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: