Inicio > Uncategorized > El Climagate: ¿el clavo final en el ataúd del “Calentamiento Global Antropogénico”?

El Climagate: ¿el clavo final en el ataúd del “Calentamiento Global Antropogénico”?


Traducción Señales de los Tiempos
21/11/09

Oso polar del comercial ‘Estúpido Avión’ emitido en cines
Si posees acciones de empresas de energías alternativas yo empezaría a deshacerme de ellas AHORA. La conspiración detrás del mito del Calentamiento Global Antropogénico (CGA, AGW en inglés) ha sido repentina, brutal y muy deliciosamente expuesta luego que un hacker ingresara en las computadoras de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de Anglia del Este (Hadley CRU) y publicó 61 megabytes de archivos confidenciales en Internet. (Que pasa con eso)

Cuando lees algunos de esos archivos – que incluyen 1079 mails y 72 documentos – uno se da cuenta porqué los científicos militares de Hadley CRU prefirieron mantenerlos como confidenciales. Según señala Andrew Bolt, este escándalo bien podría ser el “más grande de la ciencia moderna”. Estos mails – supuestamente intercambiados por algunos de los más prominentes científicos en apoyo a la teoría del CGA – sugieren:

Conspiración, consentimiento para exagerar información sobre el calentamiento, posible destrucción ilegal de información delicada, resistencia organizada contra la publicación de la información, manipulación de información, admisiones privadas de fallas en sus declaraciones públicas y mucho más.

Uno de los supuestos mails incluye un sutil regocijo por la muerte de John L Daly en el año 2004 (uno de los primeros escépticos del cambio climático, fundador del sitio Web Todavía esperando por el efecto invernadero), comentando:

“Extrañamente, estas son buenas noticias”.

Pero quizás las revelaciones más peligrosas – el equivalente científico del escándalo del Telegraph con los Miembros del Parlamento – son aquellas relacionadas con la forma en que los científicos del calentamiento han manipulado o eliminado evidencia con el objetivo de apoyar su causa.

Aquí tenemos algunos ejemplos. (Hasta el momento, solo nos podemos referir a ellos como supuestos mails porque – aunque el director de Hadley CRU, Phil Jones, haya confirmado la intrusión a Ian Wishart en la sala de conferencias – todavía tiene que confesar los contenidos específicos.) Pero de ser genuinos, sugieren dudosas prácticas tales como:

Manipulación de evidencia:

He completado el truco de Mike en Nature de aumentar las temperaturas reales a cada serie durante los últimos 20 años (es decir, desde 1981 en adelante) y desde 1961 de Keith para ocultar el descenso.

Dudas privadas sobre si el mundo realmente se está calentando:

El hecho es que, por el momento, no podemos explicar la falta de calentamiento y es una parodia que no podamos. La información de CERES publicada en el suplemento BAMS 09, de agosto del 2008, muestra que incluso debería haber más calentamiento: pero seguramente la información es incorrecta. Nuestro sistema de observación es inadecuado.

Eliminación de evidencia:

¿Puedes borrar cualquier email que hayas intercambiado con Keith?

Keith hará lo mismo. De momento no se encuentra – crisis familiar menor.

¿Puedes enviar un mail a Gene para decirle que haga lo mismo? No tengo su nueva dirección.

Haremos que Caspar haga lo mismo.

Fantasías de violencia contra prominentes y escépticos científicos climáticos:

La próxima vez que vea a Pat Michaels en algún encuentro científico, estaría tentado a molerlo a golpes. Muy tentado.

Intentos por ocultar la incómoda verdad del Período Cálido Medieval (PCM):

……Phil y yo hemos enviado recientemente un informe utilizando una docena de registros de NH que encajan en esta categoría, y muchos de los cuales son anteriores al año 2000 – creo que intentar adoptar un marco temporal de dos mil años, en vez del habitual cada mil, trata un interesante punto que hace un tiempo Peck hizo con respecto al memo, que sería bueno intentar “contener” el putativo “PMC”, aunque todavía no tengamos una reconstrucción hemisférica representativa que se remonte a aquella época….

Y, quizás lo más reprochable, una larga serie de comunicaciones que debaten la mejor manera de eliminar del proceso de evaluación de científicos colegas que discrepan. En otras palabras, de qué manera crear un clima científico en el cual cualquiera que esté en desacuerdo con el CGA (Calentamiento Global Antropogénico) pueda ser tildado de lunático, y cuyos puntos de vista no revistan ni un mínimo de autoridad.

“Este era el peligro de criticar siempre a los escépticos para no publicar en la “literatura de investigaciones científicas”. Obviamente, encontraron una solución para ello – ¡hacerse con una publicación académica! ¿Entonces qué hacemos al respecto? Creo que debemos dejar de considerar a la “Investigación Climática” como una publicación académica legítima de evaluación científica. Quizás deberíamos motivar a nuestros colegas de la comunidad de investigación climática a que no envíen ni citen trabajos de esta publicación académica. También necesitaríamos considerar qué decimos y solicitamos a nuestros más razonables colegas quienes actualmente ocupan lugares en el consejo editorial… ¿Qué piensan los demás?”

“Enviaré un mail a la publicación para decirles que no tengo más nada que hacer con ellos hasta que se deshagan de este problemático editor. Esta publicación tiene varios editores. El responsable de esto es un reconocido escéptico en NZ. Ha permitido algunos informes de Michaels y Gray en el pasado. He hablado con Hans von Storch sobre esto, pero no llegamos a ninguna conclusión. ¡Otra cosa para discutir en Niza!”

Hadley CRU se ha formado en este sentido. En septiembre – cuando escribí “Cómo la industria del calentamiento global se basa en una gran mentira” – los investigadores del Hadley CRU quedaron expuestos por “seleccionar” información con el objetivo de sostener su falsa afirmación de que las temperaturas globales habían aumentado más hacia finales del siglo 20 que en cualquier otro momento del último milenio. Hadley CRU también fue la organización que – en contravención de todo comportamiento aceptable en la comunidad científica internacional – se pasó años reteniendo información de investigadores a quienes consideraron inútiles para su causa. Esto es importante porque Hadley CRU, establecido en 1990 por Met Office, es un organismo financiado por el gobierno que se supone debe ser un modelo de rectitud. Su registro HadCrut es una de las cuatro fuentes oficiales de información de temperatura global utilizada por la IPCC.

Pregunto en el título si este será el último clavo en el ataúd del Calentamiento Global Antropogénico. Por supuesto se trata de un pensamiento deseoso. Rumbo a Copenhague, veremos más y más historias histéricas (y grotescamente exageradas) como esta en los grandes medios. Y veremos incluso más campañas virulentas conducidas por activistas eco-fascistas, tales como esta nueva e irrisoria campaña publicitaria del Estúpido Avión mostrando osos polares cayendo desde el cielo y explotando porque, al igual que el hombre, eso es lo que sucede si tomas otro vuelo.

Actualmente el mundo se está enfriando; los representantes son cada vez más reticentes en apoyar eco-políticas que conduzcan a regulaciones más opresivas, mayores impuestos y proyectos de mayores ganancias; la ola se está volviendo en contra de la teoría del Calentamiento Global Antropogénico de Al Gore. El denominado punto de vista “escéptico” es ahora el punto de vista de la mayoría.

Desafortunadamente, nos queda un largo, largo camino antes que el ambiente público (y la verdad científica) se vea reflejado por quienes hacen las leyes. Existen demasiados intereses invertidos en el CGA, con mucho que perder en términos de reputación o de dinero, como para que esto termine sin una reñida lucha.

Pero si el escándalo de Hadley CRU es real, es una explosión a la credibilidad del lobby del CGA que seguramente nunca recuperará.

James Delingpole es escritor, periodista y conductor radial que dice la verdad. Autor de numerosos libros de entretenimiento fantástico incluyendo Bienvenidos a Obamaland: He visto tu futuro y no funcionará, Cómo estar en lo cierto, y la serie de novelas de aventuras Cobarde de la Segunda Guerra. Su sitio Web es http://www.jamesdelingpole.com

fuente  : http://senalesdelostiempos.blogspot.com/

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: