Inicio > Uncategorized > QUINCALLA DISIDENTE

QUINCALLA DISIDENTE



La disidencia, la quincalla social, la que no canaliza su inconformismo a través de ningún partido político, va a ser este mismo año 2010 dominada hasta el exterminio práctico por aislamiento. Más pronto que tarde, no podremos seguir existiendo en dependencia directa de los medios que nos regala el poder. Las autopistas de la información son suyas. ¿Pretendíamos acaso usarlas contra ellos indefinidamente, a cambio de una ridícula tarifa mensual? No. Sabíamos que esta fiesta de la democracia asamblearia cableada no podía durar eternamente. Ya han sido inutilizados sindicatos y asociaciones de consumidores
por el sencillo procedimiento de comprar a sus dirigentes con subvenciones, brevas y cargos. ¿Qué sigue ahora? Tras la debacle económica que ha supuesto para las multinacionales farmacéuticas la movilización en la Red contra la vacunación gripoidal, no le queda otra que, en menos que trepa un cerdo, someter a sus dictados político-mercantiles al entero Internet, windows —que controla todo lo que hacéis— mediante.

Los medios, televisión y diarios, como funcionarios de un ministerio, son sólo difundidores de la mentira oficial. Y sabed que todo lo oficial es mentira por definición: lo mismo una tasa de paro que la lista de niños fallecidos a causa de una peligrosísima gripe contagiosa. Mentira podrida, sólo propaganda, muñecos y sonajeros, pedorretas que fungen como cañones o fuegos de artificio para asustar o divertir a la mísera clase asalariada. Los medios cumplen su función con la perfección que les dan cien años de cuidadosas investigaciones sobre psicología emocional y de masas. E inventan enemigos inexistentes, necesarios para agostar el pacifismo de los ciudadanos bonvivants y convertirlos en perros rabiosos que vean con buenos ojos cómo la primera potencia nuclear del orbe extermina a pueblos de campesinos ignorantes, como el afgano o el iraquí, “para preservar el modo de vida norteamericano y su democracia”, puestos en peligro por unos cuantos pastores de ovejas desde los cerros del Hindukush. Enemigos creados por el poder que se muestran en los atentados perpetrados desde hace muchos decenios por el Mossad-CIA (11-S, 11-M, 7-J, entre ellos), ahora en nombre de Al Qaeda, y que se certifican en confesiones de prisioneros extraídas en la picanas de las cárceles-buque(1) del régimen fascista norteamericano, o en las algaradas de un pueblo que perece por hambre, desesperado, en la Franja de Gaza.

Y la “ciudadanía” occidental, entre la que aún estamos los españoles, responde perfectamente a los estímulos y se convierte en lo que le dicen que tiene que ser exclusivamente : una clase trabajadora durante diez horas al día y consumidora el resto del tiempo. A la llamada del cíclope electrónico del salón, brillante, dulce y pegajoso como madeja de algodón de azúcar, contesta el lerdo como un ludópata al que, de repente, le hubiesen mostrado una baraja. Y se adormece ante el enésimo visionado de una violenta película americana, o compra compulsivamente algún artificio para masajearse los dedos de los pies, que es uno de los pocos rincones de su cuerpo para cuyo bienestar aún no ha adquirido nada inútil.

Volviendo al tema, Internet ha sido diseñado por el poder como proveedor oficial de pornografía de consumo, que es un modo barato de anular los excesos de energía de la gente aún suficientemente joven como para representar un problema. Y punto. En ello se va el 80% de sus recursos; los vídeo-juegos y otros entretenimientos que exacerban la violencia, otra forma de sexo para gilipollas, un 10%. Y casi todo el resto son informativos de los medios de comunicación convencionales, que se han pasado, tarde, a usurpar la Red: emisoras de TV, radio y diarios de papel. Las webs empresariales no son significativas en lo absoluto.

Sólo una pequeñísima porción del potencial de Internet es utilizada por los medios alternativos de información y opinión. Y a pesar del ínfimo ancho de banda que representa la contestación cibernética para el Sistema, es torpedeada por los propietarios de las grandes corporaciones y los partidos políticos, no sólo arrasando toda su credibilidad por inundación de trolls, locos de atar, visionarios de ovnis o extremistas violentos que aparecen en todos los sitios que tienen algo que decir, que piensan por sí mismos y pudieran llegar a ser peligrosos algún día; sino utilizando todos los medios administrativos, policiales y jurídicos en su contra: mediante novedosas leyes paneuropeas que permiten desconectar a cualquiera de la Red sin sentencia judicial, por el mero intercambio de archivos en sitios de peer-to-peer, reales o inventados; o con la cada vez más clara persecución del anonimato en la Red(2). Tal es el miedo que sienten ante las ideas de la resistencia.

Y todo ello es así porque en países como España, verdaderas dictaduras disfrazadas de buenismo (y palo para el que no acepte tales bondades), el Poder es soberbio, y no consiente ni un chistar entre la borregada. El objetivo de los medios es hacernos creer, a los que dudamos seriamente se la bondad del Sistema, que nuestra forma de ver las cosas es única, excepcional, que somos bichos raros, casi monstruos asociales. Nada más falso: somos muchos y no tan raros, pero hemos sido aislados unos de otros por el orden social del Sistema. En el futuro inmediato tratarán que Internet se convierta en otro medio más donde aislar a la disidencia individuo a individuo, de manera que sólo nos quede seguir opinando en contra en solitario, como topos en la clandestinidad de los enterrados en vida.

Un ejemplo paradigmático de lo descrito es éste diario/blog, con su palmaria honestidad de compás, sus evidentes y brillantes aciertos en Economía, más allá de toda sospecha de bolacristalismo, y sus soluciones, no simples recetas de pastelero, para los problemas que plantea España. Sin embargo, Ácratas sólo enraíza en un numero de lectores que resulta irrisorio. Y ello a pesar de que la voz “ácratas” sitúa a este diario en el número uno de todos los buscadores. ¿Tan poca gente decente hay en España? No, por supuesto que no. Simplemente los corderos están absolutamente alienados por los cuatro puntos cardinales: por los medios que los arropan, los sodomizan intelectualmente, los hacen blandear en sus sofás; y por los extremismos terroristas, de los que esos propios medios informan, que los asustan. Eso, unido a los errores garrafales ya cometidos: a los hijos cuyo futuro les preocupa, a la esposa que los somete al dictado de sus vaginales flujos, esclava de la loca hormona lunar —y del rencor acumulado por toda una vida perdida junto a un cobarde—, a la hipoteca que los amordaza y a un trabajo absurdo, repetitivo y alienante, los convierte en auténticos ceros a la izquierda. No existen. No son socialmente útiles más que como esclavos-consumidores.

Con esos antecedentes, es imposible que la mayoría de los españoles lean Ácratas más que por casualidad, una vez quizás, y huyan despavoridos como un ejército en fuga, especialmente las mujeres, aprovisionadoras de quimeras fraudulentas como chupetes, certeramente retratadas aquí —sólo por mí, de acuerdo— como cómplices necesarias de todo este perverso sistema de domesticación social. Para aguantar en Ácratas sin estar, como están dos o tres, pagado por algún partido político para arruinarnos el tinglado, hay que tener dos cojones. Porque la imagen que Ácratas devuelve a sus lectores no es precisamente como para sentir autocomplacencia. El que aguanta aquí el tiempo suficiente se siente en deuda consigo mismo. Por eso, su reacción es generalmente agresiva para con el medio que le muestra especularmente la senda de su degradación, en vez de divertirlo, hacerle pasar el rato, que es a lo que está acostumbrado; que les dice lo que son: ácratas de pacotilla, viejos amargados, nenes contestatarios que vocean mantras al olor de los coños jóvenes, demócratas de lo imposible, nazis añorantes del cuero y del ídolo, comunistas arrepentidos (desgraciados, sois los peores: ¿de qué estáis arrepentidos, hijos de la gran puta?)(3)

El español es generalmente corrupto, cobarde, ignorante, criminal, gandul, tribal, descreído y contra-democrático. Por eso, el pueblo que conforma está de acuerdo con la corrupción de la clase política, que tiene así menos fuerza moral para obligarlo a nada, si no es por la vía expeditiva, dictatorial. ¿Cómo podría, frente a todo eso, un solo ideal como el que propugna Ácratas resucitar la ética de millones de espíritus más muertos que embutidos en el gancho de una charcutería?

Y ya me callo, para que esto no semeje un testamento. Seguid pegados a la tele, no vaya a escapárseos la última movida del Madrid de Florentino, algún crack de la bola pillado de putas, o las veleidades independentistas del Barça de Laporta. ¿Que no tengo razón? Pues entonces juramentaos y apagad vuestros televisores para siempre, porque ello os permitirá pensar (¿aún deseáis pensar o ya ni siquiera eso?) Empezad el 29 de noviembre no viendo el puto partido Barça-Real Madrid —si es que el hoax de la Gripe A no les obliga a aplazarlo, no por la acumulación de cracks del balompié griposos, sino como ficción, porque no se está vacunando ni dios bendito y hay que empujarlos a hacerlo, que hay varias decenas de millones de escualenizadas dosis de vacuna en las cámaras frigoríficas del Ministerio de la Putísima Trinidad—. Venga, echadle cojones, que el que lo consiga será un auténtico rebelde. ¡Mirad qué fácil y barata puede saliros la resurrección del salami en que se ha convertido vuestra conciencia! Os doy mi palabra de honor de que yo no lo veré, ni preguntaré siquiera el resultado. Palabra de honor. Me suda la polla el asunto hasta la catarata intercojonal.

¿Qué pasa? ¿Qué rumores de algaradas oigo? ¿Que no podéis ni imaginaros no ver jugar a Ibrahimovich contra Christiano Ronaldo en el Nou Camp con una birra en la mano, entre coleguitas? ¡Pues entonces, andad a que os den por culo!

MALDITO HIJO DE PERRA

NOTAS: (1) Existen,aparte de Guantánamo y otros campos de reclusión clandestinos en Europa del Este y Asia, como Abbu Grahib, varios buques prisión en los que se tortura a los cautivos hasta hacerlos asumir cualquier delito imaginable. Cuando Obama intentó acabar con Guantánamo descubrió que ello implicaría poner al descubierto toda una red de secuestros y torturas que no podían ponerse en conocimiento de los blandos norteamericanos, en cuyo territorio nacional está prohibido atormentar a los presos.

(2) Durante unos días, G-mail ha estado pidiendo un móvil para validar nuevas cuentas. Hoy ya no lo hace, seguramente por la caída en picado de nuevas cuentas. Si alguien ha sufrido este problema estos días, que nos lo comunique, por favor. Sabemos que volverán a intentarlo de otra manera. Lo que aún persiste es el boicot en muchísimos foros a los servidores de Tor, red anónima de usuarios, principalmente de Linux. Y muchas otras agresiones a la anonimidad de los usuarios de la Red.

(3) ¿Será necesario decir aquí que hay muchísimas y honrosas excepciones a esta apocalíptica regla? Espero que no, y que cada uno sepa lo que es y lo que no es, en realidad.

fuente: http://acratasnew.blogspot.com

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 11 abril 2015 en 7:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: