Inicio > Uncategorized > “La masonería puede convertirse en un Estado dentro del Estado”

“La masonería puede convertirse en un Estado dentro del Estado”


Vicente A. Guillamón, autor de ‘Los masones en el gobierno de españa’

Una narración de los repetidos asaltos al poder de la masonería española

10/10/2009 | Carmelo López-Arias
El autor del libro, Vicente Alejandro Guillamón

Guillamón no es de los que se callan porque convenga callar. Tiene su propia historia de oposición durante el régimen de Franco, en algunos momentos en estrecho contacto con el PSOE. Y ahora, cuando de la mano del PSOE parece evidente la influencia de la ideología masónica en el Gobierno, ha vuelto a traspasar las “líneas rojas”.

Antes de concluir la entrevista, nos advierte de que incluso quienes escriben sobre la orden, como acaba de hacer él mismo, siguen ignorando mucho. Al menos es de agradecer que divulguen lo que ya saben.

-¿Tuvo que pensárselo dos veces antes de escribir este libro?

-Sí, no tanto por miedo físico como por las reacciones adversas que pudiera suscitar. De todos modos, si la verdad desnuda de la masonería y los hechos históricos no la favorecen, no debe culparse de ello al mensajero.

-Y junto a posibles represalias, está el “qué dirán”

-Pero me dije a mí mismo que no iba a imponerme la autocensura por remilgos de corrección política. Lo más importante de este mundo para un periodista y escritor es la libertad de expresión. Por ella he arriesgado mi seguridad personal en épocas más difíciles, y bien que lo pagué en su momento. No iba a cohibirme ahora.

-¿Cuántas veces le han torcido el gesto al denunciar la impronta masónica de la actual ofensiva laicista?

-Bastantes, más de las que se podría imaginar tratándose, por lo general, de personas católicas a cuyos círculos me considero afín.

-¿A qué se debe esa actitud?

-Principalmente a frivolidad, inconsciencia o indocumentación. Existe un cierto temor a identificar las trincheras desde las que se dispara contra la Iglesia y los valores cristianos. Las quejas y denuncias hablan, en el mejor de los casos, de relativismo, de secularismo, de hedonismo… pero nunca de quienes, en concreto, cocinan y sirven esos guisos. Pero las ideologías no nacen y se expanden por sí solas: tiene que haber unos núcleos que las elaboren y las difundan.

-¿Es la masonería una institución “peligrosa”?

-Beneficiosa no es, porque si no se frena su espíritu expansivo, al final termina siendo un “Estado dentro del Estado”, como ya lo es en España y acaba de denunciarlo la periodista francesa Sophie Coignard por lo que a su país se refiere, en un libro con ese mismo título.

-Si los masones tienen tanto poder, ¿por qué no lo exhiben?
-La discreción es fundamental para mantener y potenciar su capacidad de penetración en las instituciones que pretende dominar. De ahí que su poder sea acaso mayor que el que muchas veces imaginamos.

-Usted considera “novelerías” las pretensiones masónicas de un origen remoto y esotérico…

-Es que son fábulas fantasiosas, historias sin pies ni cabeza que solamente personas muy cándidas pueden creer y asimilar. Lo peor es que hay autores serios, que han dedicado muchas horas y no pocos libros al estudio crítico y a la divulgación de este fenómeno ideológico, que pican en las historietas masónicas y pierden el tiempo, y se lo hacen perder al desprevenido lector.

-¿De qué historietas hablamos?

-Bobadas como la “masonería operativa”, la leyenda de Hiram Abif, el arquitecto hijo de la viuda de la tribu de Neftalí que diseñó y dirigió la construcción del templo de Salomón, los secretos de los gremios de constructores de catedrales góticas y, por descontado, los misterios de los misteriosos templarios.

-El perejil de todas las salsas…

-Es que si no se mete a los templarios en el baile, ya me dirás qué clase de fábula sería ésa. En fin, chorradas a granel para pasatiempo de ingenuos, con la inestimable colaboración de más de un crítico de la orden.

-El origen de la masonería, pues, ¿es mucho más prosaico?

-Exactamente hay que situarlo a principios del siglo XVIII en la Inglaterra convulsa que destronó a los Estuardo católicos y consolidó en el trono, contra todo derecho hereditario, a los Hannover luteranos… que se hicieron anglicanos porque Londres bien merecía también una misa, aunque fuera cismática.

-Y comenzaron a trabajar al servicio de Inglaterra…

-La recién creada institución masónica se convirtió en la quinta columna al servicio de la Corona británica dentro de los reinos adversarios. Que lo hiciera con ritos esotéricos y liturgias pseudorreligiosas para darle una cierta apariencia de profundidad espiritual, altura moral y naturaleza fraterna, no desvirtúa su objetivo primero.

-¿Cuál es el origen de las escisiones masónicas?
-Son consecuencia lógica de su origen protestante. Napoleón se apropió de la rama francesa para convertirla, a imitación de los ingleses, en instrumento de penetración en las plazas enemigas.

-¿Hay un denominador común a todas las obediencias masónicas?
-Su inquina a lo católico. Y en las obediencias ateas o agnósticas, a lo cristiano en general.

-¿Realmente los masones penetran en algún misterio o alcanzan alguna sabiduría especial?

-Que yo haya podido detectar, ninguna, y eso que he conocido a bastantes masones a lo largo de mi vida. No he descubierto en ellos ninguna luz especial ni conocimientos que no estén al alcance de cualquiera.

-¿Qué finalidad tiene el secreto?
-En una sociedad libre, plural y que debe ser transparente, el secretismo de cualquier asociación carece por completo de sentido. Si, pese a todo, hay quienes mantienen su opacidad, en particular los nombres de los individuos que la integran, eso es muy sospechoso. Lo menos que podemos pensar es que sus medios y fines no son confesables.

-¿Y la proverbial ayuda mutua que se prestan los masones?
-La “fraternidad masónica universal” es uno de sus mayores y más eficaces instrumentos y atractivos para captar adeptos y extender su influencia.

-¿Cuáles han sido los períodos de mayor influencia masónica en España?
-El Trienio constitucional (1820-1823), los años de la Reina Gobernadora (1833-1840), ciertas fases del reinado de Isabel II, la Gloriosa de 1868, el reinado de Amadeo de Saboya, la dos Repúblicas… y ahora.

-¿Hay masones en la cúpula de la Iglesia?
-Actualmente se habla del cardenal Schönborn, pero yo tomaría esos rumores con mucha prevención. La orden es especialista en enredar y cuenta con numerosas terminales mediáticas capaces de arruinar la fama y la vida del más pintado, de forma que se impone ser cautos.

-La incompatibilidad entre masonería y cristianismo, ¿es absoluta?
-Es difícil hacer diferencias entre unas obediencias y otras sobre este particular, en la medida que mantengan el secreto masónico y la disciplina interna por encima de cualquier otro deber y creencia.

-¿Quién manda en la masonería?

-Las grandes decisiones suelen tomarse en las asambleas de representantes. Las de alcance internacional parece que se deciden en conciliábulos de poderosos, vedados a la curiosidad de los profanos y aun de los propios masones, que no tienen más parte en ellas que recibir las indicaciones o “sugerencias” para ponerlas en práctica.

fuente: http://www.albadigital.es/

Anuncios
  1. Hermano Trespuntos
    13 octubre 2009 en 0:34

    Ya echaba de menos un artículo o entrevista cuyo tema fuera la Masonería. Es difícil de digerir tanta estupidez en tan pocas líneas. Ese señor que ha escrito ese libro debe de dedicarse a los monólogos cómicos. Estoy deseando comprar el libro para echarme unas risotadas que se oirán hasta en la redacción de Alba. Me pregunto para cuando un especial de las mujeres y los hombres de Maciel Marcial. Insigne y santo varón donde los haya, o sea, en su querido club. ¿Qué criterios ha seguido este fantoche en la elaboración de este panfleto? ¿Algún título que le haya enseñado a trabajar con rigor y atendiendo lo mejor posible a la verdad? Me imagino las noches que habrá pasado leyendo todas las estupideces que corren por Internet y por webs parecidas, incluso peores a las suyas. ¿Un estado dentro de un estado? Eso la verdad, viniendo de donde viene me hace mucha gracia. Creo que son ustedes defensores a ultranza de una de las instituciones que más se inmiscuye donde no le corresponde. No sólo en cuanto a valores morales, si no también metiendo sus narices en cuestiones económicas. Ya sabemos todos la “pupita” que les hace que no mangoneen toda la Enseñanza en este país. Ya les gustaría estar como hace dos siglos. Todos sabemos lo que recauda la iglesia con sus colegios y actividades “extraescolares”. Es curioso cómo atacan. Viene bien el refrán “piensa el ladrón que todos son de su condición”. Ya me gustaría que los masones tuviéramos un tercio de la influencia que se nos atribuye. Seguro que la sociedad vivía con mayor bienestar ético y moral

    • The_Hand_of_God
      14 octubre 2009 en 9:02

      Mira hermano trespuntos, estoy cansado, repito, CANSADO, de toda esa retahíla de Masones Reaccionarios de pacotilla que pululan por Internet haciéndose los santitos, los buenos, los benefactores, los que jamás han roto un plato. Se os ve el plumero. Yo no sé hasta qué punto son ciertas las cosas que se llegan a escuchar / leer sobre la Masonería, por que uno no debe de creerse todo lo que lee, pero, precisamente por eso, por que uno no se cree todo lo que lee, no me creo el papel que adoptáis de “Chicos buenos de la película”. Una de dos, o los que escribís como tú poniéndo ese tipo de discurso enlatao sóis unos jodidos ignorantes o bien nos tomáis por tontos. Lo de ignorantes viene por que, cómo ha dicho el compañero Agonias, quizás no séas más que un masoncillo de pegatina, que no pasa de ser lo que correspondería a un mero peón dentro de tú Logia y por eso no sabes lo que se cuece en grados más altos, o, por no hablar de grados, en las más altas instancias. Y no quiero hablar de grados, por lo siguiente: En TODA institución los de arriba saben cosas que los de abajo ni se imaginan…sin ir más lejos, y ya que veo que la mencionas, en la Iglesia Católica ¿Crees que en las más altas instancias no reina la corrupción y la mentira? Por supuesto que sí. ¿Es entonces justo decir que los de abajo son todos igual? No es justo, por que los de abajo no solamente no son igual, si no que la mayoría (como tú caso probablemente dentro de la Masonería) no tiene ni idea de lo que sucede.

      Y si tan buenos sóis y tenéis la piedra filosofal del conocimiento y la panacea para todos los males de la sociedad ¿Qué diantres hacéis con tanto secretismo? ¿Por qué no mostráis vuestro “infinito” conocimiento a todos? Iluminadnos con vuestra luz.

      Ahora me dirás “No esta hecha la miel para la boca del asno” ¿No? Alguno me lo ha dicho alguna vez. Pues entonces no vayáis de buenos y fraternales por la vida, por que ir vacilando de un conocimiento superior y no querer mostrarlo a los demás por que son básicamente idiotas (aunque en esto último te tengo que dar la razón, la gente es idiota) no es que sea un ejemplo a seguir y una actitud de la cual uno pueda sentirse orgulloso.

      Así que bajáos un poquito de la parra anda.

  2. 13 octubre 2009 en 1:23

    las verdades escuecen. si tu no tienes influencia sera porque solo eres un ladrillo del “gran arquitecto”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: